“Estoy viajando sin rumbo pero con destino, mi compañera, una moto de carreras y mi camino aún por decidir. Mi objetivo, dar a conocer la historia de Innoceana”

 

  • Dia 1- 27/05/2018 desde Pai hasta Ban Sop Toen
  • Dia 2- 28/05/2018 desde Ban Sop Toen hasta Nakhon Sahuan
  • Día 3- aún por vivir…
  • ….

Llevo tiempo dándole vueltas a cuál es la mejor manera de empezar el Blog de Innoceana. Y tras mucho pensarlo he decidido que la primera entrada del blog no será ni sobre conservación, ni sobre innovación ni ingeniería o medio ambiente, ni siquiera sobre el mar… como Innoceana nace de una apuesta personal, intentaré transmitir en esta historia quien soy y cual es la dirección que quiero que siga esta carabela errante, llena de sueños y de esperanza, y hoy, con un equipo que comparte un sueño conmigo y que luchará por marcar la diferencia en el mundo.

Esta entrada del blog la escribo en el extremo norte de Tailandia, un pueblo llamado Pai donde parece que el tiempo y el espacio han decidido no mirarse el uno al otro, en este momento estoy bajo un techo de uralita sin paredes escuchando una tormenta y viendo los relámpagos por el rabillo de los ojos, huele a humedad, huele a plantas, huele a vida.. El ruido es tan ensordecedor que casi no se puede ni pensar. Si miras al horizonte, los relámpagos alumbran el paisaje como si el sol estuviera a punto de fundirse. Puede ser la mayor tormenta que he visto nunca y es motivo suficiente para entender que estoy haciendo lo correcto.

Mañana empiezo un aventura que espero que sea una de las aventuras de mi vida, mentiría si dijera que no me han surgido dudas, me han surgido muchas, sin ir mas lejos ayer no fui capaz de pegar ojo pensando en lo que estoy a punto de hacer.

Mañana empiezo un viaje que me llevará desde el extremo Norte de Tailandia (Pai) hasta el Sur del Pais de las sonrisas (Chumphon), trayecto. Si todo sale bien estaré llegando a Chumphon antes del fin de semana (hoy es sábado).

Después de una noche de grillos evitando naufragios me despierto a las 5 am y me voy a visitar a mi compañera de aventuras…

En este viaje no estoy solo, me acompaña una Suzuki Raider, esta moto tiene historia, lo cierto es que no es la historia que una moto querría tener… se trata de una moto que nació como moto de carreras pero nunca pisó una competición… después intentaron reconvertirla en una moto sidecar… pero era demasiado fuerte para eso y no había sidecar que aguantara su fuerza… desde hace un año descansa en un garaje y ahora este incansable soñador la encontró por casualidad y pretende que sea su escudera en otro de sus incansables sueños.

Esta moto comprada en el Norte de Tailandia será vendida en Koh Tao y todo el dinero que se consiga con su venta será destinado para los proyectos que Innoceana está llevando a cabo en la isla… eso si soy capaz de llegar a Koh Tao con ella…

Dia 1- 27/05/2018 desde Pai hasta Ban Sop Toen

“Primer díá de esta singladura, carreteras donde se conduce por la izquierda, policías esperando propinas, señales de tráfico en Thai y por supuesto viajar sin internet pero con un valiosísimo mapa… viento, agua, un poco de frío y mucho calor, ratos de soledad con un curioso desenlace”

Pai es un lugar de ensueño, situado casi en la frontera con Myanmar tiene una atmósfera “chill” como dicen los anglosajones La carretera que separa Pai de Chiang Mai es tan espectacular como intensa, lleva unas tres horas recorrer ese tramo que no tiene desperdicio.

Si hay una cosa buena de la codificación de las carreteras tailandesas es que estan numeradas y los números no los traducen a Tailandes! Esto sin duda ha sido mi salvación hasta ahora.

Así a primera hora y con ojeras tras no pegar ojo escuchando reyertas de gatos alrededor del hostel (hostel sin ventanas ni puertas), me aventuré a atravesar el primer tramo de esta singladura, el objetivo era Lamphang, y yo, cargado de energíás después de, en Myanmar, descubrir que a los que hemos nacido en martes y según el calendario Budista- Brumi, llevamos como animal del alma al león y se supone que somos fuertes… en ocasiones lo dudo! pero esta mañana no lo dudé y arranqúe mi moto de carreras con la intención decidida.

Para que os hagáis una idea conducir esta moto de carreras es algo así como estar en una postura de yoga eterna… y su sillín es mas o menos como una tabla de planchar… suena divertido verdad? por momentos no lo es!

La llegada a Chiang Mai fué relativamente fácil, tras tres horas de carretera de montaña atravesando la 1095 ,entonces llegas a la archiconocida Chiang Mai pensando en que esquina estarán los amigables policías que te preguntarán por el famoso carnet de conducir internacional… como implacable explicación te enseñarán una foto de un “carnet de conducir internacional de Huelva!” y te dirán que sin eso no puedes conducir… a meeeenos! que… bueno pues eso no? 1000 THB (moneda tailandesa) y si te he visto no me acuerdo… que no te gusta la oferta? no pasa nada vendrá un segundo policía y la mejorará… así hasta que, dándote por vendido les pagarás 200 THB y sigue rumbo…

Evitar de nuevo esta situación me hizo perderme varias veces por Chiang Mai y si lo pienso ahora, mejor hubiera hecho pagando y listo!

Desde Chiang Mai y a la primera, cogí rumbo al sur por la SUPERHIGHWAY ( la llaman así) número 1. Y he de decir  que, quitando la salvedad de que los cambios de sentido son al mismo nivel, no tiene nada que envidiar a las carreteras españolas, y bastante mejores que las inglesas.

Las motos pequeñas tienen que utilizar los arcenes, pero como la mia es medio pequeña, medio grande pues soy libre y me muevo por donde me apetece… las vistas de la autopista atravesando la Provincia de Lamphan son espectaculares, tanto que me olvidé de que se me acababa la gasolina.

Sin duda este será uno de los momentos del viaje, ese momento en que sientes que la moto quiere tragar pero no tienen nada! el carburador te manda señales de, eres tonto! por que no paraste en la gasolinera, y como medida de emergencia decido parar en la primera salida que me encuentro… un restaurante, al menos puedo comer!

Me sentí como una especie de futbolista, a los 10 minutos de mi llegada a este remoto lugar me dieron de comer, me llenaron la moto de gasolina que trajeron del pueblo de al lado y me dieron alojamiento! espectacular, se me apareció la virgen o mejor dicho, Buda!

Dia 2- 28/05/2018 desde Ban Sop Toen hasta Nakhon Sahuan

“Viento y mucho agua, ratos intensos de soledad y rectas interminables, muchos recuerdos y gente en mi cabeza y una escapada por las montañas que me hizo reencontrarme…”

Podríá asemejar esta etapa del viaje a los paisajes entre Asturias y León, verdes e infinitos, con montañas desbordadas de nubes. La carretera es una auténtica maravilla, tanto que se hace aburrida, poco tráfico y pocos controles de policía, afortunadamente el casco me tapa la cara y nadie ve mis rasgos occidentales.

Cada 100 km un depósito y una visita a la gasolinera donde siempre siempre me preguntan a donde voy, cuando les digo a Chumphon su cara es un poema, nadie me cree..

Tras varias semanas sin ver españoles me encuentro a una pareja en una gasolinera con la suegra y las hijas y como si fuera una señal divina me dan de comer tortilla de patata y filetes empanados, I LOVE ESPAñA!!

Por fin llego a Nakhon Sawan después de atravesar Budas gigantes de oro, monumentales montañas calizas y kilométricos pensamientos que viajan en nave espacial entre los taxones de mis neuronas…

Hoy me han sacado hablando sobre Innoceana en el contestador de Siglo 21 y el plan es seguir saliendo durante toda la semana!! http://www.rtve.es/alacarta/audios/siglo-21/

Dia 3- de Nakhon Sawan a Hat Puek Tian

Atravesar una ciudad como Bangkok es tan excitante como estresante, contaminación, ruido, tráfico infinito y señales cuyos letreros en Inglés van desapareciendo hasta que solo puedes ver letreros en Thai, entonces es ahi cuando te pierdes y te planteas si era una buena idea atravesar la gran urbe.

Increiblemente y sin entenderlo muy bien atravesé la gran metrópoli y a unos dos horas al sur empezéa respirar olores familiares, olores a alga y aguas saladas, olor a mar. olor a estar en casa.. el único problema es que no tenía ni la menor idea de donde estaba así que tome la mejor decisión… perderme. Perderme y encontrarme en todos los sentidos podria considerarse el resumen de esta singladura. Cuando te encuentras te sorprenden imágenes como esta…

Dia 4- de Hat Puek Tian a Chumphon!

Publicada por Carlos Mallo Molina en Miércoles, 30 de mayo de 2018